Las 7 maravillas de la provincia de Alicante

Siete hitos de la creación humana y de la naturaleza sirven como referencia en un territorio cargado de historia, arte y tradición


Wonderland Costa Blanca. Alicia tendría donde elegir maravillas.​

Hablar de siete maravillas representa una forma de transmitir como el ingenio, la creación del hombre y la propia naturaleza han podido alcanzar cotas sublimes, que han permitido fijar en el imaginario obras e hitos. Al igual que hicieron los griegos del período helenístico y tal como reprodujo en sus textos Herodoto de Halicarnaso, los habitantes de la Costa Blanca han ido construyendo su particular canon de prodigios artísticos y culturales, muchos de ellos conservados y restaurados para su disfrute "in situ" o documentados y explicados a través de instalaciones museísticas tan reconocidas como el Museo Arqueológico Provincial (Marq) o el Mubag.

La lista, como toda referencia arbitraria, varía en función del sentimiento, el arraigo y el gusto subjetivo. A buen seguro hay tantas maravillas como gentes han pisado estas tierras y como paisajes sublimes ha creado la naturaleza, pues la riqueza de un patrimonio natural e histórico aquilatado a lo largo de siglos y derivado de la sucesiva presencia en tierras alicantinas de fenicios, griegos, íberos, romanos o árabes da para una relación incontable de obras singulares.

Sirva como botón de muestra un septeto que incluye la Gamba Roja de Dénia, El Palmeral de Elche, las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy, las Lagunas de La Mata y Torrevieja, el Peñon de Ifach, el castillo de Villena y el skyline de Benidorm.​